El Universo del pixel


“Usar pollo de goma con cuerda”. Creo que es una de las frases más ingeniosas y absurdas que he escuchado en mi vida. Recuerdo con cariño, ese magnífico Monkey Island y las horas de entretenimiento que me hizo pasar. Esas peleas de insultos o sus concursos de escupitajos repartieron risas durante la toda época de los 90. Lo cierto es que Lucasarts, nos sorprendió con varios títulos que se grabaron a fuego en nuestros pequeños corazoncitos. Aquel Day of Tentacle o la saga Indiana Jones, no solo fueron meros videojuegos, si no que marcaron unas pautas estéticas y visuales que aun hoy en día siguen siendo referentes.

tentacle10

Para remontarnos a los orígenes de aquellas imágenes móviles creadas con pixeles, tenemos que volver atrás en el tiempo hasta los años 70 y al fervor de esa reliquia de coleccionista llamada Atari. Aquellas primeras experiencias en forma de Pong o Space Invaders, apenas contaban con 100 pixeles para el diseño y su paleta de color se reducía a ese clásico verde y negro. Esa apariencia fue la tónica dominante de la década y durante el primer boom de los salones recreativos.
No es hasta 1980 cuando esa rutina cambia, debido a la incorporación de Shigeru Miyamoto a la plantilla de la conocida marca japonesa Nintendo. El joven Miyamoto era un estudiante de Bellas Artes, que no tenía idea de programación y ni siquiera había jugado a videojuegos antes, pero supo adaptar sus ilustraciones al formato de 8 bits con gran facilidad. De este modo creaba espacios, personajes y animaciones que enriquecían el trabajo de programación. Mundos de cuadraditos en los que los jugadores podían vivir experiencias extraordinarias.
Gracias a la figura del director de arte encarnada en Miyamoto, Nintendo obtiene resultados impresionantes, lanzando Donkey Kong, Mario Bros y The Legend of Zelda, considerado el mejor videojuego de la historia. Estas creaciones difíciles de olvidar para todos, convertidas en iconos globales a día de hoy, significan un revulsivo para la apariencia gráfica del futuro de los videojuegos.

yWK.540x324

legend_of_zelda_nes_gameplay_screenshot_8

Como comentaba al principio, Lucas Arts y sus divertidas aventuras graficas se llevaron la palma durante la época de los 90. No me creo que a haya alguien al que no le gusten los diseños de personajes de Day of Tentacle.
Pero en lo referente a diseño, esta década nos tenía reservada un par de sorpresas más. Con la novedosa (entonces) Macromedia y sus joyas Flash y Freehand, el mundo de los videojuegos adquiere una apariencia vectorial. Todo es más limpio y degradado, y los dientes de sierra y pixeles que habían rellenado las pantallas de los jugadores durante la década de los 80, ahora se convierten en un problema. Una amplia paleta de juegos flash, más ligeros y fáciles de producir, inunda los pc’s y dispositivos móviles java.
Al mismo tiempo, la industria prepara nuevos motores gráficos y videoconsolas capaces de reproducir juegos en 3D con mayor fluidez. Prueba de ello el gran éxito de la consola PlayStation, que aportó la mayor parte de la producción de finales de los años 90, lanzando innumerables títulos. En Europa el paquete de lanzamiento incluía Hugo: Black Diamond Fever, la versión 3D del inolvidable juego telefónico Hugo. Hay que decir que este título aportó bien poco al mundo artístico y a PlayStation, no así a la compañía telefónica.

A día de hoy, las grandes compañías sorprenden bastante poco, quitando algunas. Sus mejores títulos son reediciones de reediciones, basadas en juegos clásicos. Sagas de 1, 2, 3 y 4 títulos que en aspecto gráfico solo aportan sistemas de partículas y luces. Por supuesto es precioso en lo que al apartado visual se refiere. Hoy, un juego con un buen motor gráfico casi puede alcanzar la realidad, pero se echan de menos las buenas historias. Supongo que un término medio seria lo adecuado, como en todas las cosas.

Lo curioso de esta situación es que este tipo de juegos no han desaparecido, sino simplemente han cambiado de plataforma y de sistema de distribución. Gracias a la venta online, el pre order y los nuevos dispositivos móviles, los juegos indie y auto gestionados proliferan incesantemente, proponiendo nuevos formatos y apariencias gráficas, y reciclando otras consideradas obsoletas. Juegos como Monument Valley u 80 Days, para dispositivos móviles o No Man’s sky y This War of Mine, para pc y consolas, son buena prueba de ello y plantean un panorama estético diferente para el futuro de la industria del pixel.

NMSConceptArtWallpap

Lo que está claro es que este tipo de videojuegos, muy cuidados tanto en jugabilidad como en diseño, no solo hacen disfrutar en videos de youtube al ahora tan famoso gamer, sino que también hacen la boca agua a diseñadores y amantes de las artes gráficas. Este mundo que comenzó construyéndose con tan solo unos pocos polígonos, casi primitivo, es hoy un maravilloso universo de color, formas y contenido icónico.